Graffiti: anonimato


Marginalidad y anonimato son las únicas dos características permanentes atribuibles al arte urbano. Estos rasgos son producto del constante cambio.

De acuerdo con el sociólogo Armando Silva:

“No cualquier pintada en una pared puede considerarse como arte urbano. Depende de las circunstancias sociales e históricas dentro de las cuales se conciba el mensaje. De la misma manera, lo que comenzó siendo una simple pinta hoy, mañana puede considerarse como arte urbano”.

El anonimato se justifica por la necesidad de tener reservas ante la autoridad. Además, la ausencia de rostros está fuertemente relacionada con la ideología del artista urbano. Uno de sus fines es conservar su identidad en el medio en el que graffiterose desenvuelve.

La marginalidad se refiere al presupuesto de que  toda actividad relacionada  con  el  arte urbano,  viene  a pervertir un orden establecido.  Este supuesto es ambivalente, ya que el artista lo considera cuando busca hacer llegar su obra  a lugares que rompan con ese orden.

El costo para la economía de cualquier ciudad por daños ocasionados por el graffiti es mucho. Se gastan miles de euros o dólares anuales en reparar y combatir las actividades relacionadas con éste.

La actividad se ha vuelto prolífica, hasta el punto de que existen empresas de pinturas en aerosol que han destinado gran parte de su producción y recursos a este mercado.

Un ejemplo de esto es la empresa mexicana Expresarte, la cual ha destinado su producción a la realización del graffiti y otras ramas del arte urbano. La distribución de dicha mercancía es principalmente a través del comercio informal, pero en años recientes ha alcanzado un crecimiento tal, que es posible encontrar negocios establecidos especializados.

Percepción pública:

Belfast%20Smith-1998 El graffiti y el stencil son considerados como delitos por el Código Penal en casi todos los países.

Las personas no responden directamente a la obra, sino al acto de tener una lata de pintura en la mano.

En México, el gobierno ha tomado medidas a través de su Secretaría de Seguridad Pública.

Este organismo ha desarrollado algunos programas para limitar el graffiti y sus derivados a espacios especialmente reservados para ello. Esto es considerado dentro del movimiento como un intento por limitar la libertad de expresión por parte del gobierno.

La Secretaría de Seguridad Pública no niega los rasgos artísticos existentes del graffiti. Pero el objetivo es controlarlo y desmitificarlo, permitiendo así acercar a quienes practican esta forma de expresión con el resto de la sociedad y la policía capitalina.

Aunque se ha generalizado el considerar al graffiti como crimen o acto vandálico, no debe perderse de vista que la práctica de pintar paredes también es una expresión plástica. El graffiti no sólo es motivado por un impulso creativo, sino también por la necesidad de comunicar aspectos de inconformidad política, económica y social.

De: http://revistatrecho.com/wordpress/

3 pensamientos en “Graffiti: anonimato”

  1. Hola!
    Me ha sorprendido un blog dedicado al graffititi por parte de una madre de un escritor, pero enhorabuena por ello. Puede servir de mucho para gente que se encuentra en esta misma situación, puede resultar intereseante a escritores e impactante a gente ajena al mundo del graffiti.
    Como pedagoga que eres, te interesará saber mi historia. Una historia más de un niño que empezó a jugar con rotuladores y sprays desde pequeño y que aún sigue en ello.
    Mi intrusión en el graffiti fue con 10 años, aunque desde que tenía 5 años admiraba las obras que veía por la calle. Con 10 años pintabamos tags con rotuladores, luego pasamos al spray. Siempre gastábamos los botes antes de llegar a casa y nos lavábamos bien las manos. Con 14 años hice mi primera pieza. Mi madre me vió los botes de pintura y me soltó un guantazo, seguido de un castigo y se me empezaron a quitar las ganas de ello. Seguía pintando pero no tan a menudo ya que los amigos lo habían dejado. Con 16 fue cuando empecé con más fuerza, con otra pillada de mis padres en la cual sólo hubo cuatro gritos y me dio igual. Al final ellos se acostumbraron. Yo siempre digo que los padres te educan de pequeño, pero que cuando te haces adulto les tienes que empezar a educar tú. Lo único que me dijo mi madre, despues de ver fotos de trenes pintados, es que no quería ningún problema con la policía.
    Despues de pintar activamente desde el 1999 hasta la actualidad, aunque ya me pasó la época de querer estar en todas partes (gettin’up), pintar muchos trenes y metros, gastándome una cantidad de dinero exagerada en pinturas, he conocido a mucha gente en este mundillo. Gente inconsciente, gente con problemas en casa, gente con problemas con drogas, gente que lo ha dejado, gente que luego ha vuelto…un sinfín de personajes. Pero también he conocido a gente de la cual he aprendido y me han enseñado sobre la vida y el respeto a las personas. Amistades que se han forjado cada vez más y más.
    Nunca he tenido ningún problema con la policía. Quiero decir que nunca me han cogido pero sí que he corrido mucho delante de ellos. Nunca he causado un malestar a mi madre a causa del graffiti. Hay días en que pintar un metro lo ves jodido, pues no lo pintas ya que hay más días que judías.
    Hoy con 26 años sigo pintando cada semana con la misma ilusión que empecé. Quizá buscando otro tipo de satisfacción que antes pero siempre con ilusión, alegría y felicidad.
    Hay gente que para ellos el graffiti es una moda, una época, una salida…pero para otros es una vida.
    Como en la vida, el graffiti también tiene sus épocas…
    Gracias por leer este discurso de un graffitero más.
    Un saludo y ánimo!!!

  2. Hola Ruben:
    No tienes que darme las gracias por leer lo que me parece una aportación interesantísima. Me da esperanzas de que mi hijo, llegue un día, en el que piense como tú, ¡bueno, yo preferiría que lo dejara! pero por ahora es muy difícil. Comprendo que si tienes la vena artística tiene que salir de algún modo pero … hay formas y formas, al menos eso intento hacer comprender a mi hijo. Tienes suerte de no haber tenido problemas con la policía, yo todavía ando liada, y … lo que me queda.
    Me encanta que me hayas escrito, gracias. ¿Sabes? me ha animado mucho, y quizá haya abierto una ventana a la esperanza.

    Un saludo,

  3. ¡Hola sinalefa! Sabes? estudio comunicación Social y nuestro proyecto habla del Graffiti (Dando una Voz al Graffiti) y quería saber si me podrías pasar tu nombre real? Es que me gustó lo que escribiste y esperaba poder tomar tu escrito en cuenta para fundamentar mi proyecto.
    Espero tu pronta respuesta, te deseo un lindo dia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s