¿Por reconocimiento?


    Los adolescentes necesitan que se les reconozca por algo, hay cierto grupo de  jovenes que van mal en los estudios, a los que les falta motivación, es entonces cuando buscan amigos que les reconozcan su mérito, ahí entra el graffiti, necesitan que les digan qué bien lo haces, aunque no les dejan de criticar las piezas pero en plan constructivo, de colega a colega, así empiezan a animarse, y continúan, creen que es lo único que hacen bien, necesitan ese refuerzo,  puesto que normalmente en los estudios o en otras actuaciones de su vida no lo tienen, es entonces cuando, si lo hacen bien encuentran su crew, ahí se encuentran valorados, entre otros colegas que son buenos también pintando.

 

    Por otro lado está la música, no sé si os habeis parado en sus letras. Normalmente son colegas con los que se sienten identificados, empiezan con maquetas que venden a bajo precio, o las cuelgan en internet, cuando empiezan, posteriormente ya veis hasta dónde pueden llegar, pero que les animan a seguir con esta actividad, incluso, en algunos casos a la delincuencia.  

 

    No se si  habéis observado la vida de cada uno de los cantantes americanos de hip hop (de graffiteros hay menos datos puesto que están en la sombra, no se puede saber quienes son puesto que los detendrían) es muy interesante,  todos o casi todos en su niñez han pertenecido a familias desestructuradas, en las que no ha existido un reconocimiento hacia su persona, hacia su trabajo,  hacia su buen comportamiento, son niños faltos de atención, .

 

    No quiero decir que en todos los casos de graffiteros sea así, también existen padres que han estado muy pendientes de sus hijos y que,  por mala suerte al encontrar amistades, se han metido en este mundillo.

 

    Este es el caso de mi hijo, por ejemplo. Me resultó muy útil ese artículo que colgué  sobre la autoestima, me abrió los ojos, porque ves las carencias que pueden llegar a tener en la adolescencia y que, si no nos informamos, no podremos completar o al menos intentar hacerlo, ¡nunca es tarde!.

 

    Cuando empezó con el graffiti fue cuando comenzó a ir mal en sus estudios, cada vez peor, cuando estaba en 3º de ESO suspendió por primera vez, hasta entonces había sacado unas notas excelentes; repitió 4º de ESO y lo hubiera dejado ahí. Pero al final ha decidido seguir con bachillerato, este año repetirá seguro el primer curso.

 

    ¿Qué le pasa? No puedo más que pensar que es su baja autoestima, por falta de madurez, falta de alguien que no seamos ni el colegio ni  yo, que le oriente correctamente, está claro que los amigos cuentan más que los padres y los profesores. La verdad es que pienso mucho sobre el tema, pero no encuentro solución por ahora. Los intentos de motivación no son fructíferos, “pasa” de todo, sólo le importa el graffiti, es su consuelo para él, con lo que se siente liberado.

 

    Me encantaría conocer otros casos, comparar para saber en qué está el fallo, ¿podríais contarme casos que conozcáis o hayais vivido? si no quereis hacerlos públicos, podeis indicarlo en el comentario y no los expondré.

 

    Creo que sería muy interesante para ver de obtener información sobre “su mundo” que tanto nos preocupa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s