Perfil de un graffitero


cans001-11   

     Los graffiteros son un grupo heterogéneo unido por una actividad. No se puede decir que todos tienen una característica común. “No se debe meter a todos en un mismo molde pues actúan desde contextos diferentes” apuntó Ignacio Dobles, psicólogo.

    Existe el graffitero ocasional que debido a circunstancias particulares decide escribir en la pared y que no se considera a sí mismo como tal.

    El estrato socioeconómico es variado. Ya sea en las zonas más marginales y pobres o las mansiones más ostentosas, se guardan furtivos los aerosoles, betunes y marcadores que en la noche pasearán en busca de un nuevo lienzo.  No es cuestión de estatus sociales.

    No les gustan las paredes que les proponen desahogarse en sitios permitidos, ni los graffitis de museo que ahora valen inclusive más que la pared donde se escribieron.

    Aunque la pintada afecta el orden público, hiera el orgullo del propietario y a muchos solo les parece un enorme insulto visual, no tienen la intención de hacer daño a pesar de ser conscientes de las consecuencias de su “trabajo”.

    Una de las respuestas recurrentes cuando se les pregunta sobre el porqué de pintar muros, es el placer. “Graffitear” para sus practicantes es como una placentera terapia, de hecho se llevan música para oirla mientras pintan.

    Otra razón es la necesidad de expresión y los espacios limitados para hacerlo. “Si escribo un libro, yo sé que va a haber mucha gente a la que no le va a llegar, en cambio con el graffiti sé que todos los que lo tengan enfrente lo van a leer” dijo una universitaria de 20 años.

    Tampoco gustan hacer público su pasatiempo nocturno. “No es de graffiteros decir que se es graffitero”. Encima de esto, cuando por fin se sabe que alguien lo hace, es difícil que cuente dónde están sus graffiti y qué es lo que dicen. 

   El Código Penal no especifica ningún artículo que castigue el graffiti como tal.  Penaliza los daños a la propiedad privada.

   Los graffiteros no se consideran vándalos y creen que bien vale la pena correr el riesgo de ser amonestados, mientras puedan seguir saciando su deseo de expresión.

Un comentario en “Perfil de un graffitero”

  1. hola pues io opino queeso no es verdad
    los contextos son distintos perop mis 4 años dicen que no se puede decir eso kuendio todos como sociedada estan fallando !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s