¿vandalismo?


      Se denomina vandalismo al acto ilegal que, a pesar de serlo, contiene en sí una motivación que apunta al bienestar general de la sociedad o simplemente tiene un efecto simpático sobre ella. Se entiende que esta clase de vandalismo tiene por objeto la propiedad, ya sea pública o privada, y no la persona del propietario, salvo contados casos.

     Una vez definido el término podremos entrar en materia.

     Hay quienes piensan que el graffiti no puede ser considerado una forma de arte, dado que no se sujeta a unas normas ni reglas de expresión. Hay otros que opinan que el arte es como la necesidad de volcar contenidos (expresarlos) en áreas públicas o privadas, sin mirar por el lugar donde se hace. La diatriba es un caso particular de una disputa filosófica mucho más amplia, respecto del patrimonio público y privado  y, al mismo tiempo, sobre la libertad de expresión, la marginalidad, etc.

    Como ya he dicho antes, uno de los motivos por lo que los graffiteros comienzan a pintar es por el afán de reconocimiento que deriva, directamente, en expresar su propia visión del mundo. Eso sí, el graffiti actúa como una manifestación cultural concreta diferenciándose del arte tradicional en que se dirige hacia toda la sociedad en su conjunto. Estos “artistas urbanos”, reaccionarios contra las formas comerciales, intentan representar a su grupo y a sí mismo, con la única pretensión de conservarse en el tiempo y en el espacio.

    Esta obsesión por “dejar marca” dentro del anonimato, crea entre sus seguidores una competición en la que cuenta no solo el valor estético de la firma sino también su número. Este efecto, denominado bombing, sienta los primeros antecedentes del graffiti tal y como hoy lo conocemos.

    Podemos decir que el graffiti tiene dos caras, por un lado es creación y por el otro, vandalismo. No se entendería lo uno sin lo otro. Una “moda” que dura ya varias décadas necesariamente conlleva un componente cultural, pero ¿dónde se pueden establecer los límites a esas creaciones?

    Podriamos establecer una diferenciación entre “pintada” y “graffiti”,  a las primeras se las podría calificar como “ensuciar las paredes, sus autores son meros trazadores de garabatos cuya meta no es ser artistas; por el contrario, los graffiteros si pueden ser considerados artistas, de hecho son muy críticos con su obra y esperan que sus colegas lo sean, pasan y cuelgan en internet sus fotografías con dos objetivos, ser reconocidos y ser criticados por los entendidos para así ir perfeccionando su técnica.

      Para el graffitista, hablar de graffiti con personas extrañas a la movida, mostrarles sus trabajos, es absurdo porque, generalmente, no pueden y porque es peligroso que le identifiquen personalmente detrás de su firma, pudiendo llegar esta información a la policía y facilitar su captura “in fraganti”, lo que llevaría aparejada una multa, mayor cuanto más público e importante sea el espacio utilizado, multa que raramente puede un adolescente pagar de su bolsillo y que suele acarrear una mayor vigilancia por parte de sus padres. Para evitar estos riesgos, se extreman las precauciones a la hora de hacer firmas y graffiti y, si se puede, se intentan hacer de noche, a altas horas de la madrugada y sin testigos (los más jóvenes envidian la libertad de movimientos nocturnos de los mayores); y se tiene especial cuidado siempre en las acciones del metro y en su ausencia trenes, que es, emplazamiento favorito de nuestros graffitistas y uno de los más inseguros. De hecho, pintar el vagón de un tren es ya una importante hazaña, hacerlo es una de las mejores proezas que puedan hacerse, cuanta más categoría tenga el tren, mejor, no es lo mismo un mercancías que el AVE; y hacerse un whole car, una proeza casi imposible que garantiza el ser visto por cientos o miles de personas, mientras no se borre el graffiti, en todas y cada una de las estaciones que recorra el tren al que esté enganchado; para pintar los vagones es preciso meterse en las cocheras y tener controlados los horarios de los vigilantes, lo cual es especialmente complicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s