Amistades


     A todos los padres nos preocupan las amistades de nuestros hijos, pero es algo contra lo que no podemos luchar, puedes intentar que se relacione con determinado tipo de compañeros que opinas que son los adecuados pero, desgraciadamente, no elegimos nosotros.

     En mi caso, es lo que ha ocurrido. Por circunstancias de la vida, cuando mi hijo tenía 13 años, comenzó a convivir durante los fines de semana y algunas vacaciones con un niño de 12 que no era, bajo mi punto de vista, de lo más recomendable, tanto por su forma de vida como por su educación.  Con él despertó al mundo del graffiti, durante el tiempo que convivía con él, pasaban buena parte del tiempo en la calle sin que se le diera mayor importancia por parte de las personas que estaban a su cuidado, esta claro que yo era mera espectadora, pero me fuí enterando posteriormente de lo que hacían es sus correrias, ahora su amigo no pinta.

     Mi hijo es una persona comunicativa, así que, entonces, me iba informando de todo. Al principio eran pintadas en las paredes con kanfort, blanco o negro, o con rotuladores negros Edding, yo aprovechaba para recriminar su conducta, pero no podía hacer más, sólo controlar en la medida de lo posible, su comportamiento cuando estabamos juntos e intentar concienciarlo de que lo que hacía estaba mal.

     En cierta ocasión, el día que lo trajo a la casa por primera vez la policía, él se encontraba acompañando a sus amigos mientras pintaban unos contenedores en el centro, la misma policía me dijo que él no había pintado pero … ¿os imaginais lo que te entra por el cuerpo cuando a las dos horas de haber quedado con sus amigos, un domingo por la mañana, te encuentras que la policía llama al portero automático y te dice que trae a tu hijo?, la sensanción es de sorpresa, desconcierto, y después de impotencia.

      Aquella vez lo castigué sin salir a pintar, lo que yo no imaginé nunca, porque confiaba en él, es que, con su edad, y como es normal, no conviviendo conmigo todos los fines de semana, aquellos en los que no estaba conmigo, iría a pintar desobedeciéndome y, claro ocultándomelo.

       Cuando lo descubrí, me dí cuenta de que era inutil castigarlo por ese método, así que pensé qué otros modos tenía de convencerle y, la verdad es que, como vereis, no he encontrado ninguno eficaz y lo he intentado con muchos, hablándole, premiándole y al final mediante castigos pero, si él quiere pintar, lo hará por encima de todo. Muchas veces me he preguntado en qué he fallado pero no encuentro respuestas. No lo sé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s