VICO C


 
Vico C
Vico C

    Brooklyn, Nueva York, es un barrio donde la mezcla de nacionalidades, estilos de vida y forma de pensar son parte de su cotidiano.  Y marcado por ese entorno nació Luis Armando Lozada Cruz, el 8 de septiembre de 1971.  Aunque vivió poco tiempo en esta barriada, desde niño pudo conocer el mundo de cerca, al compartir la alegría conque vivía su familia y la crudeza de las calles de una gran ciudad.

    Poco tiempo después su familia decidió mudarse a Puerto Rico, en el sector de Puerta de Tierra, en San Juan. Sus padres, Don Rafael y Margarita Cruz, pudieron ver desde temprana edad la inclinación de su hijo por lo artístico. El pequeño Vico, como lo apodaban sus familiares, ingresó al Teatro Pobre de América, de la mano de Pedro Santaliz. Contaba entonces con tan sólo 10 años y las tablas del teatro lograron despertar su talento.

    En la década de los ochenta, el movimiento del break dance y la música originada por los raperos se apoderó de las radios, y el ritmo y manera de contar las historias a través de la música fueron suficiente para inspirarlo a seguir por ese camino. Fue así como empezó a cantar en la escuela y en fiestecitas y luego en Cafés “underground” alrededor de la isla. Una amiga ofreció llevarle una camiseta con su apodo de niño Vico y sugirió agregarle una C para hacerlo sonar como más rapero. A Vico le gustó la idea y aunque la chica en cuestión nunca le dio la camiseta, le dio sin querer su nombre artístico. Vico C fue el precursor que difundió el movimiento del rap antes que ningún otro en Puerto Rico.

    Al final de los 80, LA RECTA FINAL, lo convirtió en el rapero número de uno de Puerto Rico. El tema del mismo nombre se convirtió en un himno en su carrera y el disco de producción independiente pasó a ser objeto de colección para sus seguidores. Los temas “Viernes 13” y “El amor existe” también se convirtieron en éxitos. En 1992 aparecen en el mercado dos nuevas canciones editadas como sencillos que lo llevaron hasta el oro y platino: “Saboréalo” y “María“.

    Con AQUEL QUE HABÍA MUERTO bajo el sello EMI que su vida cambió, no sólo vendió 300,000 copias en Estados Unidos, sino que se mudó a Orlando, Florida para estar más cerca del sello. Luego vino VIVO (Ganador de un premio Grammy Latino), EMBOSCADA (nominado a un premio Grammy Latino) y producciones de recopilación de sus grandes éxitos de los 90, así como series especiales de colección.

    Todo parecía estar perfecto hasta que un accidente de moto cambiaría su vida y lo llevaría a un nuevo despertar.  Este acontecimiento, que lo deja en una profunda depresión, lo lleva a buscar amparo en un mundo que, aparentemente, lo sacaría de sus ahogos emocionales: las drogas.

    “La adicción a la heroína, la cocaína, la marihuana y el alcohol comenzaron a acabar con mi vida. Mi hogar y mi familia comenzaron a afectarse llegando a pensar en divorcio“, rememora.
Después del accidente, cuando estaba bien pegado vino lo peor. Me recetaron un montón de medicamentos y como no podía cantar, caí en depresión y decidí que lo mejor era estar anestesiado todo el tiempo“, explica.

    La evolución de Vico C como artista no se detuvo, pero más importante fue su descubrimiento como ser humano, tocando los límites y volviendo a enfocarse en su camino.

    Meses después y casi en forma paralela, fue lanzado al mercado el compilado The Files, un testimonio de su carrera que comprendió 14 temas, incluyendo el conmovedor tema “5 de Septiembre” compuesto en honor a su hija adolescente mientras se encontraba privado de su libertad.

    Vico C es un icono de la cultura popular latina.  Su filosofía de vida es la misma que honestamente ha volcado en sus canciones.  Desde su adicción a las drogas hasta su participación a la creencia cristiana, desde la vida urbana de los barrios de San Juan hasta el escenario de los  premios Grammys y Billboard, desde la intimidad de una familia que lo respalda, hasta la ovación de un continente que lo aclama.

    “Me siento bien agradecido que la gente me haya perdonado muchas cosas, siento que he recuperado terreno no sólo como figura pública, sino como hombre“, reconoce.

 

2 pensamientos en “VICO C”

  1. lei muchas versiones de la vida de vico c, se parecen en la mayoria de cosas, pero hay cosas q cambian quisiera saber la original

  2. Pingback: Marko

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el graffiti visto desde distintas perspectivas..

A %d blogueros les gusta esto: