Graffiti: anomimato


Marginalidad y anonimato son las únicas dos características permanentes atribuibles al arte urbano. Estos rasgos son producto del constante cambio.

De acuerdo con el sociólogo Armando Silva:

“No cualquier pintada en una pared puede considerarse como arte urbano. Depende de las circunstancias sociales e históricas dentro de las cuales se conciba el mensaje. De la misma manera, lo que comenzó siendo una simple pinta hoy, mañana puede considerarse como arte urbano”.

El anonimato se justifica por la necesidad de tener reservas ante la autoridad. Además, la ausencia de rostros está fuertemente relacionada con la ideología del artista urbano. Uno de sus fines es conservar su identidad en el medio en el que graffiterose desenvuelve.

La marginalidad se refiere al presupuesto de que  toda actividad relacionada  con  el  arte urbano,  viene  a pervertir un orden establecido.  Este supuesto es ambivalente, ya que el artista lo considera cuando busca hacer llegar su obra  a lugares que rompan con ese orden.

El costo para la economía de cualquier ciudad por daños ocasionados por el graffiti es mucho. Se gastan miles de euros o dólares anuales en reparar y combatir las actividades relacionadas con éste.

La actividad se ha vuelto prolífica, hasta el punto de que existen empresas de pinturas en aerosol que han destinado gran parte de su producción y recursos a este mercado.

Un ejemplo de esto es la empresa mexicana Expresarte, la cual ha destinado su producción a la realización del graffiti y otras ramas del arte urbano. La distribución de dicha mercancía es principalmente a través del comercio informal, pero en años recientes ha alcanzado un crecimiento tal, que es posible encontrar negocios establecidos especializados.

Percepción pública:

Belfast%20Smith-1998 El graffiti y el stencil son considerados como delitos por el Código Penal en casi todos los países.

Las personas no responden directamente a la obra, sino al acto de tener una lata de pintura en la mano.

En México, el gobierno ha tomado medidas a través de su Secretaría de Seguridad Pública.

Este organismo ha desarrollado algunos programas para limitar el graffiti y sus derivados a espacios especialmente reservados para ello. Esto es considerado dentro del movimiento como un intento por limitar la libertad de expresión por parte del gobierno.

La Secretaría de Seguridad Pública no niega los rasgos artísticos existentes del graffiti. Pero el objetivo es controlarlo y desmitificarlo, permitiendo así acercar a quienes practican esta forma de expresión con el resto de la sociedad y la policía capitalina.

Aunque se ha generalizado el considerar al graffiti como crimen o acto vandálico, no debe perderse de vista que la práctica de pintar paredes también es una expresión plástica. El graffiti no sólo es motivado por un impulso creativo, sino también por la necesidad de comunicar aspectos de inconformidad política, económica y social.

De: http://revistatrecho.com/wordpress/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el graffiti visto desde distintas perspectivas..

A %d blogueros les gusta esto: